¿Cómo elegir el decantador adecuado para tus vinos y licores?

El decantador o aireador es el utensilio más usado para almacenar y servir el vino, especialmente los rojos.

Sin embargo, los decantadores también se utilizan con diferentes licores, incluidos whisky, tequila, brandy, vodka, coñac y escocés.

Algunas personas asumen que los decantadores solo están ahí para agregar elegancia a la mesa. Este puede ser el caso de las bebidas espirituosas y otros licores, pero no para los vinos.

En realidad estos utensilios tienen el increíble poder de realzar el aroma y el sabor de su vino favorito.

Pero con tantas opciones diferentes en el mercado ¿cómo saber cuál es el adecuada? Aquí te ayudaremos a seleccionar el decantador perfecto para tus necesidades.

Ver también: 7 accesorios para amantes del vino

Licores que pones en un decantador

  • Whisky
  • Escocés
  • Coñac
  • Vodka
  • Borbón
  • Tequíla
  • Ginebra
  • Ron
  • Brandy

Vinos que pones en un aireador

  • Vinos nuevos y añejos
  • Cabernet Sauvignon
  • Cabernet franc
  • Borgoña
  • Malbec
  • Pinot Noir
  • Zinfandel
  • Vinos blancos
  • Rosé

El licor añejo debe permanecer en un decantador

La escala de tiempo en el que puedes almacenar bebidas alcohólicas en un decantador es diferente para licores y vinos.

Los licores se pueden almacenar en el recipiente de cristal mucho más tiempo que los vinos.

Si se almacenan en un decantador sin plomo, los licores se pueden almacenar hasta por un año ya que no tienen contacto directo con fuentes de calor y se almacenan a temperatura ambiente. El alcohol se expande a medida que aumenta el calor, lo que permite que se evapore más rápido.

Por supuesto, debes guardar el licor en un decantador hermético durante un año, pero siempre es mejor consumirlo antes para una mejor calidad.

Por otro lado, los vinos se pueden conservar en un periodo más cortos dependiendo del tipo de vino. Los vinos rosados ​​y blancos se pueden almacenar de 4 a 5 días, mientras que los vinos tintos y los oportos se pueden almacenar en un aireador de 3 a 6 días.

Si no puede terminar de inmediato una botella de vino transferida a un decantador, asegúrate de refrigerarla.

Finalidad del decantador para licores

Decantador de whisky y un vaso de whisky

En comparación con el vino, los licores son mucho menos reactivos con el aire. El sabor del licor no se verá afectado ni modificado, ya sea que se transfiera a un decantador o no. No mejorará ni degradará la calidad del licor siempre que se almacene en un recipiente hermético.

En este sentido, el propósito principal de poner bebidas espirituosas o alcohol en un decantador es simplemente para su presentación.

A diferencia del vino, no hay necesidad de decantar licores como whisky o tequila porque no necesitan ventilación. Además, no hay necesidad de filtrar el sedimento en estos licores porque no los contienen.

Los licores se transfieren al aireador porque son más atractivos visualmente cuando se sirven en ese recipiente. Agrega sofisticación a una mesa de comedor o un bar en casa y muestra algo de personalidad.

La estética es fundamental en el consumo de alcoholes ya que complementa toda la experiencia de beber.

¿Por qué necesitas un aireador para vinos?

Decantador de vino y una copa de vino

Además de razones estéticas y ornamentales, el uso de un aireador tiene muchas ventajas para los vinos.

El sedimento, que desprende mal sabor, se deposita en el fondo de las botellas de vino, y la garrafa permite separarlo del vino.

Otra razón por la que los decantadores se utilizan para los vinos es que mejora su sabor al airearlos.

La aireación expande todos los aromas y sabores ocultos del vino suavizando los taninos.

El decantador permite que el vino respire y se expanda, especialmente después de que sus sabores y aromas se hayan quedado atascados en la botella.

¿Cómo elegir el decantador adecuado para licores y vinos?

Un vino mal aireado (o mal decantado) puede arruinar tu cena y desanimar a tus amigos en un instante.

Elegir el vaso adecuado para cada ocasión es fundamental, lo que puede resultar complicado cuando no sabes qué tipo de decantador es el más adecuado.

Además de la estética, hay varios factores que debe tener en cuenta, como la funcionalidad y la longevidad. Éstas incluyen:

Vidrios sin plomo

Se recomienda encarecidamente utilizar una jarra o decantador que no contenga plomo ni otros materiales tóxicos. Incluso cantidades relativamente pequeñas de exposición al plomo pueden causar daños a largo plazo.

Cantidades más altas de plomo pueden dañar los riñones y el sistema cerebral, y los niveles extremadamente altos pueden provocar convulsiones, pérdida del conocimiento e incluso la muerte.

Materiales

Los decantadores están hechos de algunas variedades de vidrio, entre los principales: de cristal y vidrio estándar. Ambas son opciones maravillosas y tienen sus propios beneficios.

El cristal es más resistente y duradero, por lo que se utiliza con frecuencia para construir decantadores grandes, creativos y estéticos.

Por otro lado, los decantadores hechos de vidrio estándar tienen paredes más fuertes y diseños más simples.

Otra diferencia clave entre los dos modelos es que el vidrio estándar generalmente es apto para lavavajillas, mientras que el cristal no lo es.

Por supuesto, se debe evitar un decantador de vidrio convencional de paredes delgadas y con formas extravagantes; pero si es de vidrio de borosilicato, vale la pena. A diferencia del vidrio ordinario, el vidrio de borosilicato no se rompe cuando se expone a altas temperaturas. Este material para una jarra es preferible debido a su durabilidad.

Tamaño

El tamaño del decantador a elegir debe basarse en su propio gusto. Debe tener en cuenta el cuerpo del vino, el tamaño de la botella del licor o vino que suele beber, la cantidad de personas a las que servirá el alcohol y el espacio de almacenamiento en el que lo colocará si no se utiliza.

No es necesario decantar el brandy, el ron ni otros licores destilados, por lo que cualquier tamaño de su preferencia servirá.

Se vierten mejor en un decantador de fondo ancho para vinos tintos con cuerpo. Mientras que para vinos tintos medianos y ligeros, un decantador de tamaño mediano es ideal.

Además, los vinos rosados ​​y blancos no requieren realmente decantación sino aireación. La aireación es necesaria porque ayuda al consumidor a apreciar plenamente el carácter de un vino al realzar su sabor y aroma. Un decantador pequeño y frío es adecuado para dichos vinos.

Para beber solo por la noche o con otra persona o dos, una botella de vino estándar de 750 ml debería ser suficiente para el tamaño de un decantador. Sin embargo, comprar uno de tamaño magnum es más práctico si quieres servir a más personas.

Forma y diseño

El diseño y la forma del aireador es una cuestión de preferencia personal y lo que creas que sería más agradable y exquisito al servir el licor destilado o el vino.

A la hora de elegir un decantador para vino, ten en cuenta que el tamaño es más importante. Cuanto más ancha sea la base, más expuesto estará el vino al aire, lo que permitirá que la superficie del vino entre en contacto con el oxígeno. Sin embargo, será difícil servir la bebida si es demasiado grande, especialmente los vasos restantes.


Hay muchos estilos y formas de decantadores en el mercado, por lo que debes considerar los factores mencionados antes de realizar una compra ¡Espero que esta guía te ayude a elegir la mejor!