6 consejos para servir correctamente la cerveza de botella

6 consejos para servir correctamente la cerveza de botella

Uno de los primeros pasos para convertirte en un experto cervecero es dominar el arte de servir una cerveza de botella, que es la más común en el mundo de las bebidas alcohólicas.

Por eso, y en nuestro interés para que logres tus metas, te detallamos los siguientes consejos dados por el mejor tirador de cerveza de España, Javier Sánchez , donde derribará algunos mitos a la hora de disfrutar esta refrescante bebida.

Así que si quieres sorprender a tus amigos con tus habilidades cerveceras, presta atención a los siguientes tips y al video que te dejamos al final de la nota. Y ¡manos a la obra!

¿Cómo se sirve correctamente la cerveza de botella?

 
 

1.  Sírvetelo en un vaso. ¿Sabías que existen diferentes tipos de vasos para tomar cerveza? Y no, no es simplemente marketing. Expertos cerveceros recomiendan beber la cerveza en un vaso y NO desde la botella, ya que en ésta última no se realiza una buena degustación.

2. Humedece el vaso. Si quieres que la cerveza no pierda gas y se deslice mejor al momento de servirla, humedece el vaso con agua fría y luego bota el agua. De esta forma, el vaso se mantiene fresco y sus paredes húmedas.

3. No congeles los vasos. Sánchez considera "un asco" congelar recipientes para luego colocarles cerveza. La razón radica en que éstos cogen un poco de olor de la nevera y, aparte, crean una capa de hielo que altera el sabor de la cerveza y diluye la bebida. 

4. Sólo se sirve una parte de la cerveza con la botella inclinada. Para ser más específicos, los 3/4 de la cerveza se lo sirve con el vaso inclinado a 45º y moviéndolo de a poco hasta que quede totalmente parado. Recuerda que debes dejar que la bebida corra por las paredes de la cristalería.

El 25% restante corresponde a la coronación de la cerveza, que se lo hace con el vaso  totalmente de pie y dejando caer el chorro directamente en la bebida para crear la espuma.

5. Debe haber espuma. Aunque a muchos no les gusta, la espuma es una parte esencial de la cerveza porque evita que ésta se oxide y pierda gas carbónico. Según Sánchez, esta espuma debe medir entre 2 a 3 cm y debe durarnos hasta que se acabe la bebida. 

6. La temperatura varía dependiendo del tipo de cerveza. Pero en términos generales, la cerveza se la bebe fría. Aunque para ser más exactos, Sánchez recomienda las siguientes cifras orientativas: cerveza rubia, entre 5 y 8ºC; cerveza negra, entre 8 y 12ºC.