Tipos de Cafeteras que existen

De seguro nos hemos dejado cautivar por el aroma y el sabor de un buen café, esta agradable combinación no es el mero resultado de la casualidad, sino que depende de la selección de la presentación del café y de los diferentes procedimientos para su elaboración. En proceso es vital contar con la cafetera apropiada. Ahora bien, ¿sabías que existe una gran variedad de tipos de cafeteras

Básicamente estas se clasifican según el método de elaboración que emplean para ‘colar’ el café, obteniendo en cada caso diferentes resultados. Dependiendo de lo que se busque y de las necesidades, se podrá escoger el tipo de cafetera más conveniente. 

Tipos de cafeteras

Cafeteras Express

tipos de cafeteras - cafetera express

Este tipo de cafeteras emplea el método a presión ya que calientan el agua a punto de ebullición a una temperatura aproximada de 90 grados, la cual pasa a través del filtro de café prensado dando como resultado un café tipo espresso (de fuerte sabor y de consistencia cremosa).

Generalmente, llevan anexo un conducto de vapor empleado para airear y generar espuma en la leche a fin de conseguir un café tipo capuchino o latte. 

Es importante darle el mantenimiento requerido a este tipo de máquinas para evitar la obstrucción de las vías y mecanismos, alargando su vida útil. Se puede recurrir a una solución de agua preparada con sal y jugo de limón a fin de que haga todo el recorrido por los engranajes de la cafetera limpiándolos y luego para terminar el proceso, se procede a aclarar con agua limpia. 

Entre las cafeteras Express se encuentran tres estilos o modelos: las manuales, las automáticas y de cápsulas.

Cafeteras manuales

Digamos que son la réplica de las máquinas propias de los bares y cafeterías. El usuario interviene directamente en el proceso de elaboración (molienda del grano, prensado y la cantidad de agua servida en ella) permitiéndole personalizar cada taza de café. Igualmente, el mantenimiento corre por cuenta del usuario, recomendándose efectuar dicho mantenimiento cada dos o tres meses. 

Cafeteras Express automática

Emplea un sistema de funcionamiento automatizado integrando el molinillo para procesar cada grano, llevando el resultado a la taza sin la intervención del usuario en el proceso de extracción del café. 

Una gran ventaja es que disponen de un mecanismo de limpieza automática, ofrecen rapidez en la elaboración y fácil manejo. Entre las desventajas se pueden mencionar que son máquinas que abarcan más espacio y emplean un método de elaboración más costoso.

Cafeteras de cápsulas individuales

Son los tipos de cafeteras cuyo funcionamiento es automático empleando la cápsula de café como el ingrediente principal, la misma es presurizada gracias al vapor a presión que se introduce por un agujero, resultando un café en cuestión de segundos.

Ofrecen un diseño más compacto adecuado para todo ambiente en el hogar. 


Cafeteras italianas o Macchinetta

Este modelo de cafeteras es de uso más doméstico y su diseño consta de tres secciones: la primera sección consiste en un recipiente donde se coloca el agua, éste tendrá contacto con la estufa para hervir el agua que contiene.

principales tipos de cafeteras

El vapor del agua pasa a través de un filtro metálico donde se ha dispuesto la cantidad de café molido y, por último, el café colado recorrerá a través de un conducto y será depositado en el cuerpo o envase superior. 

Gracias al método de preparación empleado, se consigue un café con cuerpo y aroma pero no tan característico como el espresso. Son cafeteras del rango más económico, prácticas no sólo por su sencillo mecanismo sino también por su tamaño.

Parte del mantenimiento constará en mantener limpios los agujeros del filtro, chequear la goma del envase a presión y la válvula de seguridad. 

Aquí puedes ver nuestro top de cafeteras italianas.


Cafeteras de goteo

cafetera de goteo

Son las cafeteras estilo americano. El método empleado para procesar el café es un poco más lento y consiste en que el agua caliente, mediante la acción de la gravedad, pase poco a poco a través del filtro con café molido; el resultado de la cuela se va depositando en la jarra mediante el sistema de goteo. El envase de vidrio se mantiene en contacto con una plancha de metal caliente para conservar la temperatura.

Como resultado, se obtiene un café más noble en sabor y textura, esto debido a que no se extraen por completo (a falta de presión del vapor) los aceites naturales del café responsables de la acidez y cremosidad. Es muy útil para elaborar grandes cantidades de café en un solo proceso, es de fácil mantenimiento prestando especial atención al lavado y correcto secado de la jarra de vidrio diseñada para la cafetera. 


Cafeteras de émbolo o prensa francesa

tipos de cafeteras

Conocidas también como cafeteras francesas, prensa francesa o cafetera de pistón.

Cuentan con una estética elegante y a la vez de estructura sencilla (envase cilíndrico de vidrio, émbolo y filtro de metal). Para preparar el café en este tipo de cafeteras solo se tendrá que hervir previamente el agua y una vez que alcance el punto de ebullición dejar reposar unos segundos. Verter el agua hirviendo en el cilindro de vidrio de la cafetera y mezclarla con el café molido (se recomienda 8 gramos en 150 ml). 

El resultado es un café con un poco de sedimentos, pero con toda la expresión del café por su alto contenido de aceites naturales depositados aportándoles aroma, consistencia y espesor. Entre las ventajas más atrayentes está que no necesita de electricidad para estar operativa y es de fácil mantenimiento. 


Cafeteras a frío o Cold Brew

cafetera a frio o cold brew

Emplean un método de extracción muy peculiar, el mismo consiste en dejar reposar la cantidad requerida de café molido en agua fría o temperatura ambiente por unas 12 o 24 horas aproximadamente a fin de culminar con el proceso, obteniéndose como resultado un café ‘amable’ en el sentido de que exhibe un matiz menos amargo o ácido pero de un increíble y particular sabor. 

Entre las ventajas podemos enumerar la posibilidad de refrigerar la infusión de café por unas dos semanas en la nevera sin perder su sabor ni frescura y poder consumirlo caliente posteriormente. Su mantenimiento es muy sencillo, hasta puede ser lavada en el lavavajillas. 



OTRAS PUBLICACIONES: